Parto

Mi parto (parte 2)

Bueno, tal y como explicaba en la Parte 1, decidimos en conjunto con el doctor, programar la cesárea para el día siguiente.

Mi madre vive en Mallorca, y yo ya le había avisado el viernes anterior que fuese preparando un vuelo porque Baby A llegaba pronto.
Martes 31 de Marzo 8:30: nos fuimos para el hospital con mi madre y mis suegros. Llegamos, hicimos papeleo y casi sin tiempo para despedirnos entramos en la sala de partos a lo “lluvia de estrellas”.

image
ropita, arrullo y papeles preparados!

9:30: entré en la sala de partos y me pusieron la epidural mientras mi marido se cambiaba. Había leído que en las cesáreas ponen una sonda y no se porque pero me daba pánico a la sonda, así que estuve diciéndole al anestesista “todavía siento las piernas!” Y a la comadrona “Olga! No me pongas la sonda que lo noto todo!”. Realmente notaba menos de lo que me pensaba porque ya tenía sonda y todo colocado mientras me estaba quejando 🙂

9:50: ya con mi marido a mi lado, empiezan a operar y mi tensión sigue alta. Tenía el monitor detrás mío y podía ver cada vez que me tomaban la tensión.

image
Tuvimos tiempo de bromear antes de entrar a quirófano

10:07: escucho a Baby A llorar por primera vez y me la enseñan a través de la sábana… Qué emoción! Salió guerrera y agarrada al cordón! Pobrecita, la sacaron sin avisar!

Después ya la pusieron a mi lado mientras la limpiaron y pesaron. Una vez lista se la dieron a mi marido que me la acerco para olerla y besarla. Y en cuanto acabaron de coser, ya me la pusieron encima mío.

Cuando decidimos hacer la cesárea, uno de mis miedos era no poder estar con ella en sus primeros minutos de vida, pero en mi caso no fue así. Subimos juntas a la habitación y no la apartaron en ningún momento.

Al llegar a la habitación nos recibió una enfermera de esas de toda la vida y me dijo “le vas a dar la teta?” A lo que respondí que lo quería intentar. Ella me contestó “pues venga, sácatela!”.

Fue un parto no soñado pero no por eso menos bonito y especial. La recuperación fue genial y ninguno de mis miedos se cumplieron. Tuve a mi marido conmigo, no me repararon de mi hija y tuvimos un inicio de lactancia materna genial (que aun nos dura!).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s